domingo, 15 de noviembre de 2009

Prioridades

Todo lo que parece importantísimo un día puede resultar una boludez mirado a la luz de otras cosas que pasan al día siguiente.
Pensaba en qué ponerme para el "evento" (cómo me odié por repetir tantas veces esa palabra esta semana) porque no podía ir en jeans. Una boludez.
Pensaba en llevar paragüas por si llovía, para no llegar toda despeinada al trabajo. Otra.
Pensaba en otras boludeces en las que sigo pensando.
Porque no se puede pensar todo el día en cosas existenciales, también hay que tomar mate en una cocina o en un balcón y hablar de otras cosas, intentar aprender a escuchar con un estetoscopio y ver Valientes para que me expliquen la trama, también hay que ir a un recital y quejarse por el paro de subtes, también hay que seguir organizando fiestas, también hay que estudiar y tratar de seguir encontrándole la importancia a todas esas boludeces.

Para mis amigas (en especial para Chan) y todas las personas que quiero, con las que comparto cosas existenciales e importantísimas, pero también muchas de las mejores boludeces.